Buscar
  • Dany Cherñac

Un ejemplo de Empresario aliado a los cleptócratas


Enrique Zanin, penas recibido de contador, se casó y fue a colaborar a el negocio de su suegro, el respetado, honesto, trabajador, y simpático personaje de la ciudad y dirigente peronista de ley Oscar Ianelli, TODO RULEMANES

Aplicado y organizado, y muy ambicioso pronto entendió que el adjetivo TODO cambiaría su suerte y traslado el comercio a un lugar propio y lo bautizo TODO FORD, por que Ford era la marca que en ese momento monopolizaba en los vehículos del estado, y porque había que venderle de TODO al estado.

¿Alcanzaba con eso? No. Había que vender también poder de fuego. En el último tramo del gobierno militar salió a juntar firmas entre los comercios de la zona para hacerse de la Federación económica de Formosa, ya se vislumbraba la democracia y los militares cambiaban favores por apoyo de las entidades intermedias.

Vino Bogado primero, Joga después y con su asesoramiento crearon el monstruo de la dirección de compras y suministro de la provincia, Enrique seguía escalando posiciones en el gremio empresario y escalando posiciones en la venta de productos y servicios que consumía el estado y la política con plata del estado. Llego Gildo y de su mano creció exponencialmente

Vendió y vende, repuestos, cubiertas, uniformes policiales, armas, pitos, cornetas, instrumentos para las bandas, útiles escolares, picadillo, conservas, carne, pollos, chorizos morcillas, chinchulines bolsitas para poner lo que vende, adentro claro. Se convirtió en un especialista en general.

Creo sociedades que trascendieron la frontera de Formosa y acumulo propiedades y grandes extensiones de campos y ganados. Siempre para la foto y para defender el modelo de turno.

Hay mucho más para contar del defensor de los comerciantes formoseños. Por ahora sólo le dejamos una anécdota: Hace un tiempo, el bueno de Enrique gano una jugosa licitación de uniformes para la policía, no fue la primera ni la última, es norma en la policía que agente que no cuida su uniforme tiene que comprar de su propio peculio el mismo que perdió o lo rompió. Cuenta un agente que con su mísero sueldo tuvo que suplantar los borcegos que le dieron en la jefatura ¡vayan a TODO FORD! Gritaba el suboficial. Una vez ahí el amable repuestero le asesoraba en la compra de un nuevo y brillante borceguí. – anda tranquilo te lo descontamos por mutual, ni lo vas a sentir o si queres podes pagar con la chigüé.

Zanin le cobro los borceguíes al mismo precio de los que usan los marines de algún país del primer mundo.

Están tocando la puerta, parece que de la Federación Económica me mandan Huevos de pascuas. Me estoy pasando de caracteres que me reservo el jefe de redacción así que Habrá más.